Nacionales Politica

Compra de hidroeléctrica a Holcim no benefició en nada a los usuarios 

La hija del E.

Según se confirmó este jueves en la comparecencia de Roy González Rojas, asesor externo de Coopelesca, ante la comisión investigadora de créditos bancarios, la compra que hizo la cooperativa de una planta hidroeléctrica a empresa cementera Holcim, no produjo ningún beneficio a sus abonados.

Esto, a pesar de que la venta se dio por $35.3 millones. Sin embargo, los estudios muestran que el precio real de la planta hidroeléctrica de Aguas Zarcas, tenía un precio bastante menor, de entre 12 y 15 millones de dólares, indicó la analista KPM y el seguro que tenía Holcim de la central era por $23 millones.

Estas fueron las principales cuestiones que le presentaron los diputados a González Rojas, quien asesoró la compra, dentro de su experiencia como economista.

Como explicaron los legisladores, el interés de Holcim era vender la empresa, ya que una parte de ella está ubicada en tierras del Instituto de Desarrollo Rural (Inder), el cual no le iba a seguir alquilando el terreno, cosa que sí haría con Coopelesca, al no ser una empresa privada.

Otro problema señalado, es que en los últimos cinco años, la planta muestra una tendencia a disminuir su producción energética, la que llegó a alcanzar 92 kilovatios-hora (kWh), sin embargo, Coopelesca esperaba producir un promedio anual de solo 68  kWh, producción que solo ha sido lograda en el 2015, pero que ha sido imposible desde el 2016, año en que se paralizó la planta, debido a la necesidad de arreglos.

“No se puede hablar de un promedio, cuando hay una tendencia decreciente de producción de energía, de un 3.42% menos de energía”, señaló Ottón Solís.

González alega que la compra era beneficiosa para Coopelesca, pues el precio al que le compra el kWh al Instituto Costarricense de electricidad (ICE), aumentó de 3,69 a 13,69 centavos de dólar en los últimos años y que en el 2013 el ICE cobraba 10,65 centavos de dólar, año en el que empezó la negociación con Holcim.

Sin embargo, el hecho de que la planta haya permanecido cerrada ha afectado negativamente a los usuarios del servicio eléctrico de la cooperativa, ya que en los últimos meses la Autoridad Reguladora de Servicios Públicos (Aresep) ha hecho estudios para un aumento del 14% de la tarifa en el servicio eléctrico en San Carlos.

Para los diputados, todo esto evidencia el mal negocio que acabó siendo para la cooperativa, tal como lo indicó Nidia Jiménez: “se compró un carro viejo con precio de carro nuevo (…) que está paralizado”, Nidia Jiménez.

Dentro de los estudios que hizo González para Coopelesca, el plan era que una vez pagado el préstamo al Banco de Costa Rica por $35.3 millones, la central hidroeléctrica generará beneficios por $3 millones anuales, además de generar rentabilidad de 16,48% por 42 años. No obstante, la evidencia hasta ahora indica que eso no será posible.

Por su asesoría, el economista Roy González cobró $150.000 a Coopelesca, lo que también fue cuestionado por los diputados.

 

CC IK poder del amor