Internacional Nacionales

Comienza el conteo regresivo para saber si se renovará el TPS a más de 60 mil hondureños

Betty Litro de amor La hija del E.

En unos días el Gobierno de Donald Trump anunciará si renovará o no el TPS de al menos 300,000 inmigrantes.

Bajo nombres falsos, los indocumentados brindaron declaraciones acerca de la renovación del TPS que tiene en la cuerda floja a miles de ellos. Univision entrevistó a una hondureña, a quien pidió no se revelara su identidad por temor a que la busquen para deportarla.

“Albertina González no se llama Albertina González. Pidió que su nombre se mantenga en secreto porque tiene miedo de que el gobierno de Donald Trump cancele el TPS de Honduras y Nicaragua, “y nos vengan a buscar para deportarnos”, dice en voz baja, para que nadie más escuche sus palabras”.

González es una de los poco más de 60,000 hondureños protegidos por un Estatus de Protección Temporal (TPS) otorgado por el gobierno de Estados Unidos tras el paso del huracán Mitch por Centroamérica a finales de 1998. El beneficio les concede un amparo de la deportación y una autorización temporal de empleo.

El programa ha sido renovado puntualmente cada vez en el plazo determinado por ley: 60 días antes del vencimiento de la última prórroga. Pero el pasado 13 de julio, un día después de la reunión a puertas cerradas entre el entonces secretario del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), John Kelly, y el Caucus Hispano Demócrata del Congreso, se encendieron todas las alarmas.

Más leído: ¿Peligra el TPS después que hondureño intentó estallar bomba en Miami?

Detonante

Nueve días después de la reunión entre Kelly y el Caucus Hispano, el secretario del DHS comentó, durante una entrevista a The Associated Press, “que los inmigrantes que han vivido y trabajado legalmente en Estados Unidos a causa de desastres que se registraron en sus países hace años, quizás deberían empezar a pensar en volver a casa”.

El funcionario envió entonces claras señales de que el TPS no deberían ser indefinido, como han sido hasta ahora para miles de indocumentados originarios de Centroamérica y Haití. “El punto no es que el país (del que llegaron) se recuperará completamente de todos sus males”, indicó. “El punto es que, cualquiera que haya sido el evento que provocó que se concediera el TPS, ese evento ha concluido y ya pueden regresar”.

Está a punto de suceder

Circularon rumores de que el DHS hará un anuncio la próxima semana respecto a los TPS de los tres países centroamericanos y Haití. “No hay ningún registro sobre esto”.

Fue la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS) la que proporcionó los primeros detalles que permitieron confirmaron una parte de los rumores: “Lo que puedo decirle ahora es que no se ha tomado ninguna decisión (por el momento) sobre el futuro del programa”, dijo la portavoz Sharon Scheidhauer. “El TPS para Honduras y Nicaragua vence el 5 de enero de 2018 y el TPS de El Salvador vence el 9 de marzo de 2018. Cuando se acerque la fecha de vencimiento para un país designado, el secretario del DHS revisará las condiciones de cada país individualmente para determinar si continúa cumpliendo con las condiciones legales para mantener el beneficio”.

Ahora el TPS puede ser designado debido a las siguientes condiciones temporales:

  • Conflicto armado en curso (tal como una guerra civil).
  • Un desastre natural (tal como un terremoto o huracán) o una epidemia.
  • Otras condiciones extraordinarias y de carácter temporal.

Un reciente estudio del Centro para el Cambio Americano (Center for American Progress, CAP) y del Centro de Recurso Legales para el Inmigrante (Immigrant Legal Resource Center, ILRC) estima que Estados Unidos perderá $164,000 millones del PIB en los próximos 10 años si el gobierno de Trump cancela el TPS de El Salvador, Honduras (incluyendo Nicaragua) y Haití, y los poco más de 300,000 beneficiarios son retirados de la fuerza de trabajo al perder sus autorizaciones de empleo.

La cancelación también reduciría en $6,900 millones las contribuciones al Seguro Social y Medicare en una década, y los empleadores experimentarían una pérdida estimada de $960 millones.

CC IK

Acerca del Autor

Andrea Velasquez

Andrea Velasquez

¿Usted qué opina?

Clic aquí para dejar su comentario