fiestas-patrias
Espectáculos

CELIA CRUZ: Ya han pasado 15 años sin su “¡AZÚCAR!”

castgo fiestas-patrias

Pese a la ausencia física de Celia Cruz, “La Reina de la Salsa” es una figura indestronable.

Los éxitos de Celia Cruz, no pasan de moda.

Un día como hoy, hace 15 años, la alegría de muchos se vio interrumpida debido a que Celia Cruz, una de las grandes leyendas de la música latina, falleció a consecuencia de cáncer en la tranquilidad de su residencia en New Jersey (EE. UU.). Pese a su ausencia física, “La Reina de la Salsa” permanece vigente con canciones como: Quimbara, La vida es un Carnaval, La negra tiene tumbao, Que le den candela, entre tantas otras.

La única mujer que hizo parte de La Fania All Stars se popularizó no solo por su música, sino también por su carisma, coloridas pelucas y característico grito: “!Azúcar!”. Úrsula Hilaria Celia de la Caridad Cruz Alfonso nació en La Habana en 1925. Desde muy temprana edad demostró ser una cantante natural.

Celia Cruz

Aprendió música de santería gracias a un vecino, que era practicante y cantante, y a pesar de que su padre desaprobaba el género (por ser un ferviente católico), pronto comenzó a incursionar en esta práctica y aprendió yoruba, una lengua que se habla en África occidental y que fue adoptada por los santeros. En 1947 se matriculó en el Conservatorio Nacional de Música de La Habana, donde estudió teoría, canto y piano.

Su talento comenzó a descrestar al participar en un espectáculo musical y comedia titulado La corte suprema del arte, compartiendo escenario con Aurora Linchetti. Posteriormente logró su primera grabación junto al cantante Obdulio Morales.

Su voz era sinónimo de potencia, por lo que llegó a los oídos de Rogelio Martínez, director de la mítica Sonora Matancera, quien la incorporó en su frente musical el 3 de agosto de 1950. El resto es historia, conquistó dos Grammy anglosajones y cinco latinos y se convirtió en la indestronable “Reina de la Salsa”.

Presintiendo la muerte.

En el Woodlawn Cementery del Bronx está ubicado el mausoleo donde reposan los restos de “La Guarachera de Cuba” y también los de su fiel compañero Pedro Knight. Según cuenta la periodista Ana Cristina Reymundo en el epílogo del libro Celia: Mi vida, ella junto a Knight eligieron este cementerio en New York cinco días antes de la muerte de Celia.

Celia Cruz

Ana Cristina detalla que fue el 9 de julio del 2003, en el New York Presbyterian, cuando recibieron los resultados médicos que indicaban que el tumor cerebral que aquejaba a la cantante había duplicado su tamaño, pese a las radioterapias. “Sabiendo lo que se nos avecinaba, hablé con Pedro y le dije que desgraciadamente teníamos que enfrentarnos a algo muy duro: preparar el velorio de una persona tan amada como ella. Y aunque no sabíamos cuándo sería ese día, sabíamos que llegaría“, narra Reymundo. El 11 de julio Reymundo y Knight llegaron hasta la funeraria Frank E. Campbell, reconocida en manejar velorios magnos como el velorio y entierro de Héctor Lavoe.

Lea También: Felices los cuatro en versión salsa de Marc Anthony y Maluma

Esa noche prepararon todos los detalles. El 13 de julio del 2003, tres días antes de Celia fallecer, llegó a su casa un paquete con las mezclas de los primeros cinco cortes de lo que sería el último álbum de estudio de Celia: Regalo del alma.

“Ese mismo día, Pedro, la enfermera y yo vimos a Celia disfrutar mucho de ese disco. Marcó el tiempo con los dedos y lo escuchó varias veces en un día”, cuenta la periodista. Tres días después moriría, no sin antes dejarle una buena dosis de azúcar para que los amantes de la música tropical endulcen sus días.

¿Usted qué opina?

Clic aquí para dejar su comentario

fuerza de mujer
maseca
curacao
cablecolor
Banco azteca
Abracemos a honduras