fiestas-patrias
Nacionales Reportajes Titulares

CASO SIN RESOLVER: El hermano del mejor jugador de Honduras arrebatado por la pandilla

Edwin Palacios
castgo fiestas-patrias

El crimen de Edwin Palacios quien iba encaminado a ser también una leyenda como lo es Wilson, dejó profundas heridas a una familia que enriqueció al país con talento puro

Este horrendo crimen no solo estremeció a Honduras, sino que sonó a nivel mundial, pues se trataba del hermano de Wilson Palacios, para muchos el jugador más talentoso que tuvo el fútbol catracho y que en ese entonces (2007) formaba parte de la Liga Premier de Inglaterra.

Edwin Palacios tenía a penas 16 años de edad cuando se reportó su rapto en su ciudad natal de La Ceiba, Atlántida, el 30 de octubre de 2007.

Edwin Palacios
Edwin Palacios junto a su padre Eulogio Palacios.

El hecho se dio a eso de las 3:00 de la madrugada en la colonia Las Mercedes de la caribeña ciudad mencionada, cuando sujetos irrumpieron en su hogar y lo raptaron.

Posterior a la desaparición de Palacios, a diario transcurrían noticias en los medios locales, muchas de estas eran falsas.

Lea También: CASO SIN RESOLVER: ¿Quiénes son los 14 que denunció Landaverde antes de que lo asesinaran?

En su momento su familia tuvo que desvirtuar lo que se decía de un posible auto-secuestro, además, se hablaba de una que otra cifra que los secuestradores pedían para liberarlo.

Los meses pasaron, y pasaron también años sin que se supiera de su paradero. Finalmente fue en mayo de 2009 cuando líderes de la pandilla 18 confesaron a la policía el lugar en donde estaba enterrado el jovencito.

En una ardua excavación en Sierra Omoa, específicamente en la aldea El Paraíso, misma que duró más de seis horas en presencia de dos de sus hermanos, Jerry y Milton Palacios, se logró sacar la osamenta del joven con la ropa que vestía el día en el que fue raptado.

Edwin Palacios
Sus hermanos Jerry y Milton Palacios cuando hallaron la osamenta.

Según la información forense, dentro de dos chumpas se encontraron los huesos de los brazos del joven, éstos estaban amarrados con cabuyas, indicando que el occiso fue desmembrado por sus victimarios.

Finalmente sacaron el 99 por ciento de la osamenta y se confirmó que pertenecía al menor de la familia Palacios luego de practicadas las pruebas forenses que eran irrefutables.

Lea También: CASO SIN RESOLVER: La fatiga militar que quedó manchada con la sangre de una solidaria normalista hondureña

La familia de la víctima sepultó los restos del joven el 29 de mayo de 2009 entre el llanto y la consternación.

La pandilla 18 detrás del vil crimen

La policía nacional confirmó que el hallazgo de la osamenta de Edwin se logró gracias a la confesión de Alexander Armando Reyes Ferrera, (29 años), alias ‘Mala Charra’, y Elmer Alberto Orellana Dubón, (28 años), alias ‘Baby Gato’, recluidos en esos días en el centro penal de San Pedro Sula.

Se fugan vinculados en el crimen y posteriormente son asesinados

Muchas casualidades y curiosidades se dieron en una sospechosa fuga.

Primero: la fuga de 18 reos de la pandilla 18 a las 18 horas un 18 de junio de 2009.

El escape se originó por medio de un túnel en el que se extrajo lo equivalente a una volquetada de tierra. El túnel iba a salir directamente a un cuarto que había sido alquilado para que se guardaran hamacas de reos comunes.

Lea También: CASO SIN RESOLVER: Ni siquiera expedientes existen contra implicados en el crimen de manifestantes post elecciones en Honduras

El director del centro penal sampedrano en ese momento, Elí Merlo, fue citado para declarar ante la fiscalía de lo sucedido. Manifestó que “si hubiéramos tenido conocimiento de que estaban cavando un túnel lo hubiéramos encontrado”.

Segundo: esas casualidades se quedan cortas luego de que al transcurrir unos meses del hallazgo del cuerpo de Edwin, el total de los 18 pandilleros fugados fueron asesinados, unos en grupo y otros en hechos distintos.

“Iba camino a ser el mejor de los Palacios”

Edwin Palacios
La familia Palacios, Edwin en la parte inferior del lado izquierdo, junto a sus padres Orfilia Cacho y Eulogio Palacios. Arriba Wilson, Milton, Jerry y Johnny.

La familia de los Palacios ha sido la más destacada en Honduras, muestra de eso es que, para el Mundial de 2010, los tres hermanos Jerry, Johnny y Wilson Palacios, fueron parte de la Bicolor que dirigió el colombiano Reynaldo Rueda en la Copa del Mundo de Sudáfrica.

El mayor de ellos, Milton, también destacó tras salir del Victoria de La Ceiba y ser traspasado al Olimpia, equipo en el que fue campeón nacional muchos años junto a sus hermanos.

Edwin Palacios

Con todos estos antecedentes, el patriarca del clan, don Eulogio Palacios, un descubridor de talentos en esa región, siempre mencionó que su hijo menor, Edwin, sería el mejor de todos, pues poseía grandes condiciones.

La violencia como mal endémico en nuestra nación enlutó a esta familia prodigiosa que sufrió una irreparable pérdida.

fuerza de mujer
maseca
curacao
cablecolor
Banco azteca
Abracemos a honduras