Internacional

Caso RusiaGate cobra primeros imputados en Estados Unidos

Cablecolor

Acusados de “CONSPIRAR CONTRA ESTADOS UNIDOS” el FBI indica que asesores de Trump buscaban divulgar información de Hillary Clinton además de las acusaciones por el lavado de dinero.

Confabulación de asesores de Trump con agentes rusos

 

El ex jefe de campaña de Donald Trump, Paul Manafort, se encuentra bajo arresto domiciliario (al entregarse al FBI) tras ser imputado por “conspiración contra Estados Unidos”, tentativa de lavado de dinero y por no registrarse como agente de un país extranjero. El abogado también ha sido inculpado por ofrecer falso testimonio y por no presentar las debidas declaraciones sobre cuentas bancarias en el exterior y registros financieros.

Hasta doce cargos criminales recoge la acusación firmada por el fiscal especial Robert Mueller el pasado viernes contra Manafort y su socio, Richard Gates, y aprobada por un jurado del Distrito de Columbia. En el documento se relata como entre 2006 y 2015 ambos actuaron como “agentes no registrados” del gobierno de Ucrania y de varios partidos políticos. Actividad que, como se recuerda en la demanda, “es ilegal”. Tanto Manafort como Gates han negado las acusaciones y el juez ha decretado arresto domiciliario.

Para “esconder los pagos” de decenas de millones de dólares a las autoridades, señala la formulación de cargos, Manafort y Gates lavaron el dinero a través de compañías extranjeras y cuentas bancarias abiertas en varios países como Chipre, Seychelles, San Vicente y las Granadinas.

Más leído: Aprueban primeros cargos por caso de intromisión rusa en elecciones de EE. UU.

Fuente EM

Además, añade la acusación, “informaron repetida y falsamente a sus gestores y a EEUU que no tenían cuentas bancarias en el extranjero”. Según Mueller, Manafort lavó más de 18 millones de dólares (15,5 millones de euros) que fueron usados para comprar propiedades, productos y servicios en el país. Su “mano derecha” Gates, señala la demanda, transfirió más de tres millones de dólares de las cuentas en paraísos fiscales a otras que él controlaba.

El presidente Donald Trump ha reaccionado a través de Twitter para restar importancia a lo sucedido. “Todo esto sucedió hace años, antes de que Paul Manafort fuera parte de la campaña. ¿Por qué no están los corruptos Hillary Clinton y los demócratas bajo el foco?”, ha escrito. También ha lanzado un segundo mensaje: “NO HAY COLUSIÓN!”.

Ayer el presidente Trump ya insistió (también a través de Twitter) en la idea de que todo este caso era “una caza de brujas” que estaban utilizando los demócratas políticamente.

Más leído:  Putin elaboró ​​plan para influir en las elecciones de 2016 de los Estados Unidos

La investigación de Mueller también cubre las finanzas y negocios familiares del presidente y busca determinar si Trump incurrió en obstrucción de la justiciacuando despidió en mayo al entonces director del FBI, James Comey, quien lideraba el caso de la trama rusa.

Poco después de que se conocieran las imputaciones de Manafort y Gates, se hizo público el documento judicial en el que un ex asesor de política internacional del equipo de campaña de Trump, George Papadopoulos, se declaró culpable de hacer “falsos testimonios” y omitir información sobre sus conversaciones con varios contactos vinculados al gobierno ruso.

George Papadopoulos

Durante sus entrevistas con el FBI en enero y febrero de 2017, en el marco de la investigación sobre los intentos de gobierno de Moscú por interferir en las elecciones presidenciales de hace un año, Papadopoulos mintió respecto a su relación con un profesor que aseguraba que los rusos tenían información “sucia” de Hillary Clinton (en forma de “miles de correos electrónicos) cuando ya formaba parte del equipo de campaña de Trump.

Papadopoulos fue detenido el pasado mes de julio en el aeropuerto de Washington. Desde entonces, señalan los documentos judiciales, el ex asesor ha colaborado con la oficina del fiscal especial.

 

El Milagro
Abracemos a honduras