Judiciales Nacionales

Caso de esclavitud golpea al país

La hija del E.

Una comerciante de apellidos Martínez López es sospechosa de mantener a una joven guatemalteca trabajando en condiciones de esclava en la Fortuna de San Carlos, en Alajuela.

Según la Fiscalía Adjunta contra la Trata de Personas y Tráfico Ilícito de Migrantes, la joven pasó durante tres meses viviendo como esclava en una tienda de artesanías.

Las investigaciones de las autoridades determinaron que la joven de 21 años llegaba a trabajar a las 5:00 de la mañana y salía hasta las 10:00 de la noche, es decir, tenía un turno de 17 horas.

La sospechosa, que también sería de origen guatemalteco, habría contactado a la joven con una oferta de “trabajo digno”, ya que proviene de una familia de bajos recursos en Guatemala.

“Es sospechosa de convencer a personas guatemaltecas en condición de vulnerabilidad y principalmente de territorios indígenas, para que vinieran a trabajar al país, ofreciéndoles condiciones laborales prometedoras”, afirmó un funcionario del Ministerio Público.

De la misma forma, trascendió que la sospechosa le informó a la joven que trabajaría en Belice, por lo que la primera vez que llegó a nuestro país (5 de julio), expresó a las autoridades migratorias que pensó que viajaba hacia ese país y no a Costa Rica.

Las autoridades migratorias la devolvieron hacia su país; sin embargo, un día más tarde ingresó por el puesto fronterizo de Peñas Blancas, por vía terrestre.

A la joven se le prometió un salario de 155 mil colones mensuales; sin embargo, expresó que en los tres meses que tenía de estar en el país, no se le había pagado ningún dinero.

La situación de la víctima llegó a oídos de las autoridades luego de que vecinos de la zona tuvieran breves contactos con ella. La guatemalteca les contó que no la dejaban llamar a sus familiares.

CC IK poder del amor

¿Usted qué opina?

Clic aquí para dejar su comentario