Nacionales Politica

Analista político: TSE debería de contar votos, no actas que podrían ir adulteradas

 

El experto en el tema electoral dice que sólo así se logrará un proceso sano y transparente

 

Una de las reformas electorales puesta al debate por el presidente Juan Orlando Hernández en el Congreso Nacional es la “ciudanización” de las mesas de votación, lo cual permitirá que las credenciales ya no vayan en blanco, sino con el nombre de la persona designada.

La ciudadanización se entiende como la escogencia de ciudadanos de los listados de cada centro de votación, a través de un mecanismo que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) podría definir.

En ese sentido, Hernández indicó que este mecanismo garantizaría que es el ciudadano el que está representando a la sociedad en dicha mesa. “Esto es sumamente importante porque no dejamos todo en manos de los partidos políticos”, justificó.

“Esta ciudadanización de la mesa yo lo presenté en mayo de 2013 y sigo creyendo que es una disposición válida, muy importante para transparentar aún más nuestros procesos electorales; eso evitaría todo lo que se ha venido diciendo por décadas del manejo indebido de las credenciales”, agregó el gobernante.

Asimismo, dijo que esto permitiría que el presidente y el secretario de cada mesa respondan a una representación de los ciudadanos.

Debe haber representantes del TSE

Ante esta propuesta, el analista político Juan Carlos Barrientos, considera que este sería un gran avance en materia electoral, sin embargo, indica que para que la medida resulte eficaz debe haber un representante del Tribunal Supremo Electoral en la mesa, ya que durante todos los procesos electores esta entidad se ha limitado a realizar el escrutinio final de las actas.

El problema surge cuando estas actas que les remiten van con inconsistencias, infladas y adulteradas, donde aparece que han votado personas que ya han muerto o simplemente se le ha usurpado el derecho del voto a las personas que no ejercieron el sufragio”, agrega.

En ese sentido, afirma que si sólo los partidos políticos o los ciudadanos que en determinado momento estén manejando la mesa van a controlar la votación, es necesario también que el TSE forme parte de este trascendental y determinante proceso. “Sólo así se podrá lograr una administración verdaderamente sana y transparente del proceso”, sostiene.

Lea También:El PAC advierte que el Tribunal Supremo Electoral les quiere dejar sin cabeza

La oposición quedaría expuesta al fraude

Por su parte, el diputado Bartolo Fuentes, del Partido Libertad y Refundación, señala que aprobar esta reforma significaría quitar el único mecanismo que tiene la oposición de controlar el fraude. “Esos ciudadanos pueden funcionar en 14 mil mesas, pero tres mil los pondrían los nacionalistas y eso evidentemente les permitiría manipular todo el proceso”, considera.

A su criterio, sucedería lo mismo que cuando nombraron a los magistrados de la Corte Suprema de Justicia, “que decían que iban a ser personas apolíticas, y al final ya sabemos lo que pasó”, concluye.

 

 

¿Usted qué opina?

Clic aquí para dejar su comentario

Agréganos a Whatsapp