Sucesos

“Honduras es el país más peligroso del mundo para defender el medio ambiente”

El ambientalista Pedro Landa reacciona tras el asesinato del líder de la comunidad Garífuna de Honduras, Silvino Zapata, en la comunidad de Masca Omoa, Cortés.

Pedro Landa culpa a las políticas implementadas del gobierno.

“Ya suman 123 casos de líderes que han sido asesinados desde el 2009 por la defensa del medio ambiente, y esto evidencia la políticas del gobierno en la entrega del territorio y bienes naturales que pertenecen a las comunidades, por otro lado, las comunidades ante este tipo de agresiones, amenazas y  la falta de institucionalidad que les garantice sus derechos, la única alternativa que les queda es organizarse para defender el territorio y en este proceso de organización, opera la maquinaria tanto del estado a través de la policía que reprime, criminaliza ,enjuicia y encarcela a los defensores del medio ambiente y cuando esto no funciona recurren a los asesinatos”. señaló Landa.

Reporte policial e imágenes de los familiares de Silvino Zapata, en la morgue.

La policía mantiene este hecho en investigación donde se manejan varias hipótesis y aseguran estar detrás de los criminales.

El líder garífuna era defensor del medio ambiente, presidente del Consejo de Ancianos de la comunidad y dueño de dos restaurantes.

Según testigos, el señor Zapata estaba cerrando uno de sus restaurantes cuando individuos llegaron y  le dispararon.

Restaurante del occiso

El líder de la comunidad garífuna quedó herido y fue trasladado a un centro hospitalario, donde falleció.

Lea También:Policía descarta posible atentado contra nieto e hija de Berta Cáceres

Antecedentes

En marzo del 2016 La ecologista Berta Cáceres, conocida activista de Honduras, fue asesinada en La Esperanza, en el oeste del país.

Más leído:Gobierno brinda detalles sobre el caso Berta Cáceres

Cáceres era líder de la comunidad indígena lenca y una prominente defensora de los derechos humanos. De acuerdo con fuentes locales, los asesinos entraron a la fuerza en su vivienda para cometer el crimen. Cáceres reunía a los indígenas lencas para organizar la resistencia contra el proyecto de una represa que iba a secar el Gualcarque, un río sagrado para ellos.

En abril de 2015, esa lucha le valió a Berta Cáceres el Premio Medioambiental Goldman, el máximo reconocimiento mundial para activistas de medio ambiente.

Palabras de Bertha Zúñiga:

“Ser hija de Berta Cáceres a veces era muy agobiante. Era tan frecuente el peligro, que se volvió normal vivir así”, dice ahora Zúñiga, junto a un altar de flores rojas. “En un momento pensé: ‘Ojalá mamá se dedicara a otra cosa’. Luego comprendí que el mundo necesita gente como ella”.

“Mi madre no murió, sino que fue puesta en esta tierra como una semilla”, dice Zúñiga frente a una muchedumbre que celebra su metáfora.

“No solo querían matarla, querían descabezar la organización, desaparecerla”, dice Zúñiga. “Pero se equivocaron”.

A un año de su muerte, el crimen contra la luchadora y defensora del ambiente en Honduras continúa impune debido a que el autor intelectual continúa en libertad y el proceso judicial avanza lentamente, es muy probable que el asesinato del líder garífuna Silvino Zapata entre en la lista de casos sin resolver en Honduras.

Según El defensor Pedro Landa mientras se continúe entregando el territorio sin el consentimiento del pueblo seguirán los problemas, todas las concesiones se otorgan  a las empresas e invaden  sin la aprobación del pueblo; así que se deben revertir todas esas las leyes y poner como  obligatorio la autorización de las comunidades, por otro lado,  el sistema de justicia debe ser más eficiente porque hay más de 123 casos en la impunidad. Puntualizó

¿Usted qué opina?

Clic aquí para dejar su comentario

Agréganos a Whatsapp