Internacional

11 mayores riesgos geopolíticos para este 2018

Copa America Copa America Ikal

“Los mercados están creciendo, pero las divisiones se están profundizando entre los ciudadanos de los países desarrollados y en vías de desarrollo”, empieza el análisis del politólogo Ian Bremmer para este 2018 en la revista Time.

La semana anterior, Bremmer describió lo que para él, son los mayores peligros o riesgos para el mundo (desde el punto de vista de un norteamericano) para este año que recién inicia.

Arranca diciendo que “la democracia liberal tiene actualmente menos legitimidad que en cualquier otro momento desde la Segunda Guerra Mundial, y el orden global se está desmoronando. Ha habido mucha agitación en la política internacional durante los últimos 20 años, pero el 2018 parece especialmente maduro para una crisis inesperada, el equivalente geopolítico de la crisis financiera de 2008”.

Aquí los 11 hechos que se pueden dar en la política mundial durante este año:

Sin espacio para errores: No ha habido una gran crisis geopolítica desde el 11 de septiembre de 2001, pero ahora hay muchos lugares donde una equivocación o un error de juicio, podría provocar un conflicto internacional grave. El mayor riesgo de accidente proviene de la competencia y el conflicto en el ciberespacio, la lucha por Corea del Norte, los deslices en el campo de batalla en Siria, la creciente tensión entre Rusia y Estados Unidos y la dispersión de los combatientes del ISIS de Siria e Iraq.

La tecnología de la Guerra Fría: La mayor lucha en el mundo por el poder económico se centra en el desarrollo de nuevas tecnologías de la información. Los EE. UU. y China competirán por dominar la inteligencia artificial y la supercomputación, y lucharán por el dominio del mercado. Los gobiernos en África, India, Brasil e incluso en Europa deben decidir en quién confiar y qué productos y estándares adoptar. La fragmentación de los recursos comunes tecnológicos crea riesgos tanto de mercado como de seguridad, particularmente cuando las compañías nacionales luchan contra los virus globales.

Tensiones EE. UU.-Irán: El acuerdo nuclear probablemente sobrevivirá este 2018, pero hay muchas posibilidades de que no lo haga. Trump apoyará a Arabia Saudita y trabajará para contener a Irán en Siria, Irak, Líbano y Yemen. Los EE. UU. Sancionarán con mayor frecuencia a Irán por las pruebas de misiles balísticos, el apoyo percibido al terrorismo y las violaciones de los derechos humanos. Irán rechazará todo esto. Si el acuerdo nuclear falla, Irán aumentaría su programa nuclear y la amenaza de ataques de EE. UU. y/o Israel volvería a posarse sobre la región.

El momento de México: 2018 será un año definitorio para México a medida que la renegociación del TLCAN llegue a un punto crítico y los votantes elijan un nuevo presidente. Un colapso de las conversaciones del TLCAN no acabará con el acuerdo, pero la incertidumbre sobre su futuro perjudicará desproporcionadamente a la economía mexicana, dada la profunda dependencia del país en el comercio de EE. UU..

Para las elecciones presidenciales del 1 de julio, está creciendo el enojo de la ciudadanía hacia el gobierno, gracias a los casos de corrupción de alto perfil, las bandas de narcotraficantes y el crecimiento lento de la economía. La demanda de cambio favorece a Andrés Manuel López Obrador, quien representa una ruptura fundamental con las políticas económicas favorables a los inversores.

Las instituciones se erosionan: Los gobiernos, los partidos políticos, los tribunales, los medios de comunicación y las instituciones financieras, que apoyan y mantienen la paz y la prosperidad, siguen perdiendo la credibilidad pública de la que depende su legitimidad. En 2018, el populismo aparente en el voto Brexit y la elección de Donald Trump también creará un populismo tóxico y antisistema en los países en desarrollo.

El nuevo proteccionismo: El aumento de los movimientos antisistema en los mercados desarrollados ha obligado a los responsables de las políticas a adoptar un enfoque de suma cero para la competencia económica mundial. Como resultado, nuevos muros se están levantando. El proteccionismo 2.0 crea barreras en la economía digital y las industrias intensivas en innovación, no solo en manufacturas y agricultura. Las nuevas barreras son menos visibles: en lugar de aranceles y cuotas de importación, las herramientas de hoy en día incluyen medidas “detrás de la frontera” tales como rescates, subsidios y requisitos de “compra local”.

Pleitos británicos: Gran Bretaña se enfrenta a las amargas negociaciones del Brexit y al riesgo de agitación política interna. Con el Brexit, el principio de que “nada está acordado hasta que todo esté acordado” fomentará las peleas interminables sobre los detalles entre y dentro de las dos partes. En política interna, la gestión del Brexit podría costarle a la Primera Ministra su trabajo. Si es así, es probable que sea reemplazada por una figura aún más mordaz, complicando significativamente las negociaciones del Artículo 50. O el líder del Partido Laborista Jeremy Corbyn la reemplazará después de una nueva elección.

Políticas de identidad en el sur de Asia: El islamismo en partes del sudeste asiático alimenta formas locales de populismo, especialmente en Indonesia y Malasia. El resentimiento de los chinos de etnia, que tienen una parte desproporcionada de la riqueza en varios países, ha tenido un fuerte regreso, particularmente en Indonesia. La persecución de la minoría musulmana Rohingya de Myanmar ha desencadenado una crisis humanitaria. En India, el primer ministro Modi puede usar el nacionalismo para consolidar el apoyo antes de las elecciones de 2019, dando cobertura a los elementos radicalizados de la sociedad que quieren atacar a los musulmanes y los hindúes de casta inferior.

China subiendo: En un momento de incoherencia política en Washington, el gobierno de China redefinió el entorno externo del país, estableció nuevas reglas, desarrolló la estrategia de comercio e inversión global más efectiva del mundo y utiliza compañías tecnológicas chinas para promover los intereses estatales. Pekín invierte y extiende su influencia prometiendo la no injerencia en la vida política y económica de otros países, que ahora tienen más probabilidades de alinearse e imitar a China. El entorno empresarial global debe adaptarse a nuevos conjuntos de normas, estándares y prácticas. El conflicto entre los EE. UU.-China, particularmente en el comercio, será más probable en 2018.

La seguridad de África: En 2018, los efectos colaterales negativos de la periferia inestable de África (Mali, Sudán del Sur, Somalia) se extenderán a los países centrales (Costa de Marfil, Nigeria, Kenia, Etiopía). Las principales amenazas provienen de la militancia y el terrorismo. Los socios extranjeros que han ayudado a estabilizar gobiernos débiles en el pasado están distraídos. Kenia, Nigeria, Uganda y Etiopía enfrentan mayores costos de seguridad en un momento en que sus gobiernos necesitan reducir el gasto y los ataques minarían la confianza de los inversionistas extranjeros.

Dudas y certezas: Una administración asediada de Trump tiene poca capacidad para promulgar políticas desestabilizadoras o de otro tipo. La zona del euro se encogerá de hombros ante el riesgo político en 2018. Y por último, el conflicto político de Venezuela parece congelado ya que el presidente Maduro se muestra sorprendentemente resistente.

 

Cablecolor

¿Usted qué opina?

Clic aquí para dejar su comentario

El Milagro