Nacionales

Y si la carne no era de perro, ¿Quién pagará la cuenta?

El escándalo desatado por el Ministerio Público ha provocado el cierre de 20 restaurantes chinos.

La supuesta carne de perro encontrada durante un operativo dirigido por detectives del Ministerio Público y fiscales de la Unidad de Protección al Consumidor en el restaurante Tao Yuan, de la colonia Torocagua de Tegucigalpa, tiene en graves problemas a los propietarios de negocios de comida y molesta a la comunidad china en general.

La situación es tan grave, que en las últimas semanas 20 restaurantes chinos debieron cerrar sus puertas sólo en esta ciudad capital.

El fantasma de la carne de perro merodea el interior de los negocios y eso ahuyenta a los clientes que antes los abarrotaban.

El problema fue creado por el mismo Ministerio Público, dado que su portavoz, Lorena Cálix, dio a conocer a los medios de comunicación la noticia de que habían encontrado este tipo de carne al terminar la inspección en el restaurante Tao Yuan, una afirmación irresponsable dado que aún no se habían hecho las pruebas correspondientes.

“Al hacer las inspecciones al mencionado restaurante se encontró carne de perro sobre unas bases de madera y otras almacenadas en frízeres”, informó en este momento la portavoz de la Fiscalía.

Mandan las muestras a El Salvador

Para disipar cualquier tipo de duda, dado que el propietario del restaurante asegura que lo encontrado es carne de cabro y no de perro como indicó el Ministerio Público, la muestra fue enviada por la Dirección de Medicina Forense a un laboratorio de El Salvador, el cual supuestamente confirmó que efectivamente se trataba de carne de perro.

De acuerdo a lo informado, el examen de cromosoma se hizo en el laboratorio de una empresa salvadoreña dedicada a la crianza de perros para el consumo de la comunidad china en el vecino país.

Sin embargo, de manera inexplicable, dichos resultados aún no han sido presentados y los dueños de negocios exigen mayor celeridad ya que a diario las pérdidas que sufren son importantes y muchos restaurantes no podrán soportar mucho tiempo.

Lea También:  (Video) Comunidad china al Ministerio Público: “Justicia tardía no es justicia”

El Fiscal General ya tiene el informe

El abogado Jaime Rodríguez, apoderado legal de varios restaurantes chinos en Honduras, llegó este jueves al Ministerio Público de Tegucigalpa para solicitar una copia del dictamen acerca del análisis de la supuesta carne de perro que fue decomisada en abril en el restaurante Tao Yuan.

La respuesta que les fue dada, según Rodríguez, es que el informe está en manos del Fiscal General, Óscar Fernando Chinchilla.

“Venimos a solicitar una copia del dictamen y la respuesta que nos ha sido dada es que el dictamen está en manos del Fiscal General (…) y que no se nos puede dar la copia del mismo”, dijo.

Rodriguez aseguró que “a estas alturas ya debieron de haber determinado y dicho al público si la carne efectivamente es de cabro como estamos seguros”. Aseguró que el problema desde un inicio ha sido la ligereza que hubo de una funcionaria del Ministerio Público (MP), al asegurar que la carne encontrada era de origen canino.

Finalmente, a criterio del apoderado legal, el extremo que si es o no carne de perro ya debió de haberse determinado de manera científica.

Mario Raúl Hung Pacheco, presidente de la Cámara de Comercio Honduras-China,

Comunidad China exige una pronta resolución

Por su parte, Mario Raúl Hung Pacheco, presidente de la Cámara de Comercio Honduras-China, se apersonó al Ministerio Público a exigir una pronta resolución de este caso que tanto daño le ha causado a esta comunidad.

“Nosotros como descendientes de chinos y los chinos como tal, hemos sido prudentes y hemos estado aguardando el tiempo para que el MP se pronunciara, pero ya esto se disparó “, dijo Hung Pacheco.

El representante de los chinos en Honduras argumentó que “en comunicación con la gente del Ministerio Público de Honduras nos dicen que no han mandado nada a El Salvador”.

Lea También:  Entramos a la cocina del controversial restaurante chino Tao Yuan

Hung Pacheco agregó que también se pusieron en contacto con la asociación china en El Salvador y con la cámara de comercio de aquel país y “nos reportan que no existe ninguna empresa criadora de perros en El Salvador”.

“Todo esto nos da a entender que se ha iniciado una campaña xenofóbica en Honduras contra los chinos y eso es bastante preocupante”, sostuvo.

“La comunidad china se dedica en Honduras a trabajar, y no hay nada más rico que un buen plato de comida china”, concluyó.

¿Quién pagará la cuenta?

El sospechoso silencio de la fiscalía hace que muchos sospechen que al final era el propietario del restaurante chino el que decía la verdad y les obliga a preguntarse que, de ser así, quién pagará la cuenta por el gran daño económico que les han provocado a los dueños de negocios y quién resarcirá las pérdidas de los 20 restaurantes que ya han cerrado sus puertas. En definitiva, el tema está bravo.

Publicidad

Encuesta