Nacionales

(VIDEO) Tegucigalpa le cierra las puertas a la quema de pólvora

Aunque para las festividades navideñas y de año nuevo la prohibición parece no existir, reconocen las mismas autoridades

Los encargados de no dejar pasar explosivos desde ahora reconocen que cuando se acerca la hora y las agujas del reloj topan las 12:00 de la madrugada es una tronazón, tal como si no hubiera una prohibición establecida, es por eso que apuestan a concienciar a los padres de familia para evitar niños quemados.

Vea las declaraciones de las autoridades sobre la prohibición de los explosivos

 

“Cero pólvora en Tegucigalpa es un decir porque aquí truena a las 12:00 de la noche (24 y 31 de diciembre) en los diferentes barrios y colonias de Tegucigalpa y Comayagüela, entonces es difícil controlar la pólvora”, declaró a Canal 11, Marvin Cruz, jefe de operaciones del juzgado de policía.

“Estamos enfocándonos en aquellos padres de familia, en concientizarnos que no queremos niños quemados para este año, que hagan más conciencia en el perjuicio que le hacemos a los niños”, mencionó.

Añadió que “los operativos están desde el 15 de mayo que fue el primer carro de Tegucigalpa para el lado de Guasaule, hicimos la custodia desde el peaje de Zambrano”.

Lea También: Reportan 30 quemados por pólvora en fiestas de fin de año

Cruz afirmó “que ninguna persona que quiera trasladar pólvora en tránsito por el Distrito Central, tiene forzosamente venir a los juzgados o llamarnos por teléfono para poder custodiar la pólvora de lo contrario no puede pasar porque se puede exponer a que se le vayan a decomisar”.

Las personas que se dedican a la venta de pólvora de otras ciudades ya tienen los requisitos y saben los procedimientos que se hacen en el juzgado de policía, reveló el experto.

Además dijo que los operativos contra la pólvora son permanentes, “controlarla es muy difícil”, reiteró.

“Santa Lucía está a 15 minutos de Tegucigalpa, igual que Tatumbla, la facilidad que tiene la gente para comprar pólvora e introducirla a la ciudad para ellos es muy fácil”, lamentó Cruz.

La mayoría de la pólvora que pasa por la capital hondureña viene desde el municipio de Santa Rosa de Copán.

DATO:

Al menos 30 personas resultaron con quemaduras tras la manipulación de explosivos al cierre del año 2016. Lo más alarmante es que de las víctimas por manipulación de pólvora 23 fueron menores de edad y siete eran adultas.

Hasta la fecha han interceptado a 16 camiones con este tipo productos explosivos, que suman unos 2 millones de lempiras.

Cabe resaltar que se impondría una multa a los padres de los menores que resultaran quemados producto de la quema de explosivos y la sanción ascendería hasta los 5.000 lempiras, también la Fiscalía de la Niñez dictaría requerimientos fiscales en contra de los progenitores por irresponsabilidad en las lesiones de sus vástagos.

¿Estás de acuerdo en que en las demás ciudades se prohíba la venta de explosivos para este período navideño? Compártenos tu opinión.

 

Encuesta

Publicidad