Nacionales Reportajes

CASO SIN RESOLVER: Las altas esferas asesinaron al ambientalista Carlos Escaleras

El miércoles pasado el Estado de Honduras pidió perdón por la muerte del ejemplar defensor del ambiente, sin embargo, los ambientalistas siguen cayendo asesinados en el país.

El caso de Carlos Escaleras, se sitúa quizá en los golpes más fuertes asestados a los líderes más importantes que ejercieron la defensa por la tierra y los bienes naturales, como el caso de Blanca Jeannette Kawas Fernández, Carlos Luna y Berta Cáceres.

Escaleras fue hijo de José Andrés Escaleras y Ofelia Mejía, su nombre empezó a cobrar fuerza a mediados de la década de 1990 cuando comienza a liderar acciones contra el famoso empresario Miguel Facussé Barjum, quien iba a ubicar una planta de extracción de aceite de palma cerca del río Guapinol, ocasionando un daño en unas cinco comunidades y varias colonias de la ciudad de Tocoa.

El año de su fatídica muerte, (1997), Carlos lideró grandes protestas contra el efectivo militar Aldana, un comandante del Batallón de Infantería XV, pues los negocios de este uniformado, estaba dejando sin agua a los habitantes de Chapagua, Agua Amarilla, Aguán y otros poblados.

Carlos Escaleras

Se conoció que dos meses antes de su asesinato fue amenazado por el mencionado comandante.

Lea También: CASO SIN RESOLVER: El cerro más alto de Honduras se convirtió en la pesadilla de montañista desaparecida

En esos días Escaleras es nominado para ser candidato a Alcalde de Tocoa, cuando el Partido Unificación Democrática albergaba a personajes beligerantes, en el proceso electoral general de ese mismo año.

El ambientalista finalmente es silenciado por las balas asesinas el 18 de octubre de 1997, en horas de la tarde, cuando ingresaba a su empresa de lavado de autos, ubicada en el centro de la ciudad de Tocoa.

¿Quiénes lo asesinaron?

Está claramente marcado: la clase política, empresarial y militar conspiraron y acabaron acribillando a Escaleras.

Se mencionó entre los autores materiales del vil crimen a Orlando Martínez, Lucas García Alfaro y Óscar Sosa. De éstos solo Lucas García Alfaro fue procesado y encarcelado.

No obstante, tiempo después el incriminado, García Alfaro, decide hablar, por medio de una declaración jurada del notario público ‘quema’ a los intelectuales, en éstos salen a relucir: Salomón Martínez, Juan Ramón Salgado, Aldo Augusto Aldana y Miguel Facussé.

Lea También: Ambientalistas hondureños le apuestan a la vida, a costa de su propia existencia

Sin embargo, la declaración jurada no valió para el juez que conocía la causa, Rogelio Clara, quien no admitió la misma y a nadie de los salpicados se les procesó.

Lea También: CASO SIN RESOLVER: En EE.UU. todavía no encuentran a hondureña que habría sido asesinada

Cicatrices profundas en su familia

Una esposa que jamás volvió a ver a su marido, sus hijos crecieron sin un padre, los nietos tampoco abrazaron a su abuelo y las causas nobles y más justas quedaron desarticuladas tras el asesinato de un referente ambientalista que ofrendó la vida, como los 123 caídos hasta ahora en la lucha por una mejor Honduras.

Carlos Escaleras

20 años después piden perdón

El Estado de Honduras, tras 20 años de su asesinato, reconoció esta semana que pasó (miércoles 18 de octubre de 2017) ser culpable y pidió perdón a la familia de Carlos por su asesinato, ultimado por su lucha en la zona del Bajo Aguán y la defensa de los territorios.

En ese acto se dieron cita los organismos y movimientos ambientales y sociales del país para demandar justicia por los más de cien ambientalistas asesinados en solamente 10 años.

Carlos Escaleras
En las muestras de perdón, cumpliendo con la orden de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, se le erigió un monumento en el centro de Tocoa.

DATO:

Unos 123 ambientalistas fueron asesinados hasta ahora en Honduras. Global Witness, relató en su momento la alarmante situación que tiene el país centroamericano en relación a la vulnerabilidad que tienen las personas que realizan esta noble acción de defender el medio ambiente.

El último ambientalista asesinado en el país sucedió hace unos pocos de días. Se trata del líder de la comunidad Garífuna de Honduras, Silvino Zapata, en Masca, Omoa, Cortés.

El líder garífuna era defensor del medio ambiente, presidente del Consejo de Ancianos de la comunidad y dueño de dos restaurantes. Los testigos del hecho sangriento manifestaron que el señor Zapata estaba cerrando uno de sus restaurantes cuando individuos llegaron y  le dispararon.

Encuesta

Publicidad