Nacionales Reportajes

CASO SIN RESOLVER: El asesinato del regidor progreseño se extinguió en una nube de secretos

Regidor progreseño

En la alcaldía de El Progreso, Yoro, se han registrado unos cuatro asesinatos de miembros de esa corporación, muertes que quedaron enterradas en la telaraña de lo oculto

La esposa del abogado Otto René Sorto Morales, (41 años de edad), asesinado el 16 de febrero de 2013, detalló que éste salió un sábado en su vehículo y no le dijo para dónde iba, ella, doña Marla Castellanos, nunca imaginó que esa sería la última vez que lo vería con vida.

La víctima era un regidor de la alcaldía de El Progreso, Yoro. Muchos rivereños lo recuerdan porque fue propietario del Foto Estudio Sorto, donde miles de familias iban a retratarse.

Lea También: CASO SIN RESOLVER: Asesinato de modelos, un modelo de impunidad con marca del crimen organizado  

Sorto Morales fue raptado y masacrado a balazos, hallado muerto muchas horas después de ser ultimado.

Regidor progreseño

Su cadáver fue encontrado en una cuneta llena de monte en el sector de Cuyamel, Cortés, a la orilla de la carretera que, de Puerto, Cortés, conduce a Corinto, frontera con Guatemala.

Lea También: CASO SIN RESOLVER: Militares masacraron a siete campesinos de El Jute y vivieron impunes

En primera instancia la Policía Nacional descartó el robo, porque encontraron dinero y joyas al lado del cadáver.

Las investigaciones en la muerte del togado y político, que una vez aspiró a ser alcalde de la respectiva ciudad, nunca llegaron a nada concreto.

El porqué de su asesinato, quiénes le dieron muerte, quiénes lo querían muerto, son parte de las preguntas que nunca chocaron con respuestas reveladas por parte de las autoridades.

Lea También: CASO SIN RESOLVER: Extorsión acechó voz transportista hasta apagarla a disparos  

En su momento se declaró que la muerte violenta de cuatro funcionarios de esa misma municipalidad estarían relacionadas, no obstante, nunca se esclareció.

Las polvorientas calles de la ciudad de la Perla del Ulúa, están atestadas de muertes violentas de distintos estratos sociales, en su mayoría las víctimas son las personas que habitan los barrios populares del municipio, quienes lloran a sus parientes cegados por las balas que van engrosando una gran lista de impunidad y finalmente quedan en el olvido.

Publicidad

Encuesta